Buena Fondue en Madrid es posible

Hace poco descubrimos por casualidad el restaurante Propaganda 12 en pleno centro de Madrid, donde probamos una Fondue que nada tiene que envidiarle a las de nacionalidad suiza.

file1-1

Esta deliciosa Fondue estaba preparada con una mezcla de unos exquisitos quesos italianos – occhiato, taleggio y blue delle langhe – servida con pan artesanal, una variedad de patatas (violetas, baby y ratte) y hoyuco amarillo. ¡Simplemente espectacular!

file-1

Para acompañarla, pedimos una tabla de embutidos italianos variados que incluía mortadela de Bologna trufada (un manjar!), jamón de Parma, speck del Trentino y prosciutto cotto. Sin duda, estos fiambres combinaban a la perfección con la equilibrada intensidad de los quesos y su cremosidad.

file9

Para terminar, pedimos la carta de postres donde podéis encontrar el clásico (o no tan clásico) tiramisú, con virutas de chocolate con leche y frutos rojos en el que predominaba el sabor del queso mascarpone.

file8

Y, por supuesto, no pudimos evitar pedir su tarta de queso, especialmente cremosa pero ligera, en formato de tarro de cristal, cubierta por un coulis de frutos rojos y trocitos de galleta. La guinda para acabar una comida de 10.

file10

P.D.: Si quereis probar la Fondue de Propaganda, no os olvideis de reservar con antelación, dado que solo está disponible bajo petición previa. ¡Nosotros repetiremos seguro!

file3-2

 

Anuncios

Gruyere viejo (en Madrid)

Como seguramente habéis observado, en recientes semanas parte del equipo “Comounqueso” se fue de viaje a Suiza para comer fondues, raclettes, quesos y chocolates (todo en plural) y en general pasarlo en grande. Pero no os preocupéis, mientras tanto un servidor se quedo en Madrid para apoyar a los negocios locales.

Y así fue, con la compra de una divertida tabla de quesos en Bon Fromage, pero algo en el subconsciente me traicionó y uno de ellos fue este gran queso Suizo.

Y es un gran queso, sin ninguna duda. El queso Gruyere es de larga tradicion (desde 1115 por favor) y comparte familia con los otros grandes quesos de vacas alpinos de Beaufort, Jura, y el gran Comte. Es de leche 100% de vaca, de pasta prensada y cocida y tiene una edad minima de 80 dias pero, en este caso, de mucho mas – hasta cuatro años.

Pero sobre todo es grande por sus aromas, sus sabores y textura, con recuerdos a nueces y otros frutos secos, salino y sabroso y una textura firme pero suave.

Un autentico quesazo (y mejor que en casa no se esta en ningún sitio!)

Recordando Suiza

Tanto disfrutamos de Suiza y sus quesos que, para llevar mejor la vuelta, nos trajimos una tablita para disfrutar en familia.

Hemos empezado con un queso de vaca de Chäs-Fritz, seco y algo terroso. Recuerda a los appenzaller, pero más perfumado. Nos ha conquistado desde el primer momento.

Hemos seguido con el Rosalikäse, otro queso de vaca pero esta vez con romero en la corteza. La textura del queso es más mantequillosa y su sabor ligeramente mohoso. Llama la atención el contraste entre el suave perfume del romero y la cremosidad del queso.

Hemos acabado con un Ziegenperle literalmente “perla de cabra”. El nombre está muy bien elegido porque tiene un color blanco intenso y es un queso 100% de leche de cabra. Nos ha encantado su sabor intenso, incluso picante en boca, pero muy equilibrado, ácido y a la vez muy aromático.

¡Una buena forma de compartir con la familia un poco de nuestra experiencia en suiza!

Viaje al país de la fondue (y la raclette)

Este fin de semana hemos tenido la oportunidad de viajar a Zúrich. Además de los muchos atractivos de esta ciudad, hemos disfrutado como nunca de sus platos más queseros.

20181110_122849-effects1431843524.jpg

El primer día fuimos a un sitio clásico, recomendado en todas las guías: Swiss Chuchi. Cuentan también con un hotel y desde una de sus terrazas asoma la vaca Heidi (no nos pudimos resistir a hacerle una foto).

Hotel_Adler_Logo_Restaurant_new20181109_1632281825277006.jpg

Centrándonos en lo importante: optamos por empezar el viaje con una raclette y nos decantamos por la clásica, para centrarnos en saborear el queso al máximo. La sirven con patatas, en bolsitas como la de la foto que mantienen el calor. En el plato, además del queso en lonchas, listo para derretirlo en la raclette, había champiñones, tomates, maíz, un poco de pera, y pepinillos y cebolletas en vinagre.

img-20181109-wa0010386688548.jpg

La verdad es que no nos defraudó y, por supuesto, ¡no quedó ni media loncha de queso en el plato!

El segundo día llegó la esperada fondue, sin duda uno de nuestros platos favoritos. Era la primera vez que teníamos oportunidad de probarla en Suiza, así que nos dejamos aconsejar por una amiga que está viviendo allí y fuimos a Le Dézaley.

Logo_LeDezaley_pOptamos por probar la fondue con trufa y la normal y la verdad es que estaban sencillamente espectaculares.
20181110_140817587528285.jpg

Esta vez tenemos que confesar que las raciones sí nos superaron un poco y no fuimos capaces de terminar la fondue normal (que pedimos para tres personas y tenía un tamaño considerable).

20181110_1415011009425281-e1542235358948.jpg

Sin duda, ¡Suiza es un destino obligado para cualquier amante del queso! Y vosotros, ¿qué otros destinos queseros recomendaríais?

img-20181114-wa00161283596718.jpg

 

 

Degustación en Angelita

La semana pasada tuvimos la oportunidad de disfrutar de una exquisita (y completa) tabla de quesos en Angelita.

Una selección de diez quesos riquísimos, cada cual más sorprendente, que fuimos degustando en orden creciente de intensidad:

  • Brillat-Savarin
  • O Cebreiro
  • Valençay (Loira)
  • Alex Cheese
  • Langres
  • Manchego trufado
  • Époisses
  • Espadan
  • Tomme de Savoie
  • Bejes-Tresviso

La verdad es que nos resultaría imposible elegir un favorito. Destaca la cremosidad del Brillat-Savarin, que se deshace en la boca. Una forma brillante de comenzar esta degustación. (Esquina inferior derecha)

También cremoso pero mucho más potente, el Époisses sencillamente nos conquistó.

Entre los más intensos, el Tomme de Savoie sorprende con su característico punto picante.

Por último, el Bejes-Tresviso. Toda una explosión de sabor en boca, el wasabi de los quesos!

Una auténtica experiencia para los sentidos, no vemos el momento de volver por Angelita!