Cheese & Bbq

Con el buen tiempo apetece plan de piscina y barbacoa…y qué mejor que disfrutar de una tabla de quesos como la de la foto mientras ponemos las brasas a punto!

Empezamos con un cremoso queso de cabra de Trujillo (Cáceres), delicioso.

Después pasamos al Moho Blanco de Suerte Ampanera, uno de nuestros favoritos. También de leche de cabra, su sabor siempre sorprende.

Continuamos con un Comte de 24 meses elaborado cerca de los Alpes franceses, según el quesero que nos lo recomendó “probablemente el mejor queso del mundo”. Resultaría muy difícil decidirse solo por un queso para tal distinción, pero desde luego no defraudó, un sabor intenso y exquisito.

Probamos también un queso de vaca traído de Francia, muy curado y sabroso. Y, para acabar, un Stilton muy potente que, como siempre, nos encantó.

Aquí os dejamos una foto de la tabla y los quesos numerados para que os resulte más fácil identificarlos:

Sin duda, cualquier plan es mejor si va acompañado de una buena tabla de quesos!

Anuncios

Comte (de 24 meses)

Otro queso clásico francés, de leche de vacas alimentadas con la hierba semi alpina (o su heno) de la región de Jura, en la región mas oriental de Francia, entre Borgoña y Suiza. Se elabora en enormes ruedas – que pueden pesar hasta 40 kilos (originariamente una forma de guardar el leche remanente para el invierno) por pequeños artesanos llamados “fruitières”. Suelen ser madurados durante 4-6 meses, pero los quesos “de excepción” pueden llegar a los 36 meses.

Aqui tenemos uno de dichos quesos de excepción – de 24 meses de maduración – y podemos confirmar que el resultado es un espectáculo alpino en nariz y boca: notas vegetales de la hierba y pequeños flores del pasto compiten con sabores de nueces y pan de pueblo – como una bocata de pasto –  con una salinidad fina que le hace muy sabrosa.

¡Vivan les fruitières!

Epoisses de Bourgogne

El “Roi des Fromages”, una auténtica maravilla de leche de vaca del Cote d’Or (Borgoña). El queso preferido de Napoleón es suave, untuoso pero con un aroma y sabor pronunciado y marcado. Complejo, ademas, con una combinación de sabores de dulce, salado y cremoso.

Un lujo para los muy queseros (y aquí servido en su punto por los chicos de Madrid Angelita).

Camembert au Calvados

Primero cazas un camembert, el mítico queso de leche de vaca, le quitas la corteza, lo bañas en calvados durante unas horas, recubierto de pan y manzana seca rallada y a reposar. El resultado es un queso a la vez cremoso y untuoso y explosivo en boca, con una gran intensidad de sabor. Un espectáculo.