La Retorta de Finca Pascualete

El mejor queso de España 2017-2018 según los World Cheese Awards y el 6o del mundo. De Finca Pascualete en Trujillo, es un queso de leche cruda de oveja prensado a mano y elaborado con mimo artesano a la manera tradicional – y esta rebuena.

Anuncios

Comte (de 24 meses)

Otro queso clásico francés, de leche de vacas alimentadas con la hierba semi alpina (o su heno) de la región de Jura, en la región mas oriental de Francia, entre Borgoña y Suiza. Se elabora en enormes ruedas – que pueden pesar hasta 40 kilos (originariamente una forma de guardar el leche remanente para el invierno) por pequeños artesanos llamados “fruitières”. Suelen ser madurados durante 4-6 meses, pero los quesos “de excepción” pueden llegar a los 36 meses.

Aqui tenemos uno de dichos quesos de excepción – de 24 meses de maduración – y podemos confirmar que el resultado es un espectáculo alpino en nariz y boca: notas vegetales de la hierba y pequeños flores del pasto compiten con sabores de nueces y pan de pueblo – como una bocata de pasto –  con una salinidad fina que le hace muy sabrosa.

¡Vivan les fruitières!

Epoisses de Bourgogne

El “Roi des Fromages”, una auténtica maravilla de leche de vaca del Cote d’Or (Borgoña). El queso preferido de Napoleón es suave, untuoso pero con un aroma y sabor pronunciado y marcado. Complejo, ademas, con una combinación de sabores de dulce, salado y cremoso.

Un lujo para los muy queseros (y aquí servido en su punto por los chicos de Madrid Angelita).

Au Bon Fromage

Au Bon Fromage es una de las joyas del Mercado de Chamartín. Un pequeño puesto en la esquina de la primera planta, dicen que llevan más de 50 años alimentando al barrio con lácteos de alta gama y gran variedad: contamos más de 150 tipos de queso, incluyendo desde el manchego más curado a una especie de barril de gorgonzola dulce, sin contar por supuesto las mantequillas, galletas de todo tipo y hasta tablas y utensilios.

Con tanta variedad hace falta el consejo de un experto y aquí lo tienes con Salvador Valero, maestro quesero y gran comunicador. Una visita obligada para cualquier amante del buen queso.

Camembert au Calvados

Primero cazas un camembert, el mítico queso de leche de vaca, le quitas la corteza, lo bañas en calvados durante unas horas, recubierto de pan y manzana seca rallada y a reposar. El resultado es un queso a la vez cremoso y untuoso y explosivo en boca, con una gran intensidad de sabor. Un espectáculo.