Una semana en tartas de queso

Tres tartas de queso de lujo en una sola semana: y cada cual mejor.

Empezamos con la magnifica tarta hecha de la receta de Cañadio en Restaurante la Primera (Gran Via 1, Madrid). En realidad hemos de confesar que fue una tarta por sorpresa: empezamos con una ensalada verde en plan operación verano y de repente … Desde luego no se arrepiente nada: cremoso, ligero, dulce y ese rico y subtil sabor a queso ligeramente salado. Muy bien para un lunes.

Pero después nos topamos con otra tartaza que nos parecía incluso mejor (quizás fue la ausencia de remordimientos): la de Triciclo (Calle de Santa Maria 28, Madrid). Quizás no tan dulce y con una textura algo mas granular, pero de sabores lácticos riquísimos, de nata a queso duro. Tarta de quesos para queseros sin ninguna duda.

Pero probablemente el mejor llego al final, ya en la playa (por fin) en el fabuloso restaurante parrilla Cataría en el Iberostar de Sancti Petri. Tarta de quesos a lo animal: con una combinación de texturas y sabores entre leche quemada, nata montada y queso intenso. Un espectáculo en toda regla.

¡Que vivan las tartas de queso!

Anuncios

Perail

Fue el ultimo queso de otra memorable tabla en Angelita Madrid hace dos semanas pero ha seguido en el recuerdo como si fuese ayer.

Una cosa rica en su punto: blanco con un toque de color, fundido y con un moho muy suave, aromas marcadas y riquísimas de leche de oveja y de la paja donde duerman los mismos animalitos, y luego una textura y sabor en boca exquisita desde todos los angulos. Cremoso, suave y de poca acidez pero con buena salinidad con sabores marcados.

Es el “otro” queso de las ovejas (las Lacaune) y la zona (Larzarc y Valle de Herault) famosas para el Roquefort (y algún parecido tiene en textura y sabores) pero para nosotros es todo un descubrimiento.

Cheese & Bbq

Con el buen tiempo apetece plan de piscina y barbacoa…y qué mejor que disfrutar de una tabla de quesos como la de la foto mientras ponemos las brasas a punto!

Empezamos con un cremoso queso de cabra de Trujillo (Cáceres), delicioso.

Después pasamos al Moho Blanco de Suerte Ampanera, uno de nuestros favoritos. También de leche de cabra, su sabor siempre sorprende.

Continuamos con un Comte de 24 meses elaborado cerca de los Alpes franceses, según el quesero que nos lo recomendó “probablemente el mejor queso del mundo”. Resultaría muy difícil decidirse solo por un queso para tal distinción, pero desde luego no defraudó, un sabor intenso y exquisito.

Probamos también un queso de vaca traído de Francia, muy curado y sabroso. Y, para acabar, un Stilton muy potente que, como siempre, nos encantó.

Aquí os dejamos una foto de la tabla y los quesos numerados para que os resulte más fácil identificarlos:

Sin duda, cualquier plan es mejor si va acompañado de una buena tabla de quesos!

El helado de idiazabal de Fernando Saenz

Por el momento, este bola, que tomamos de postre (con unos cuantas mas) en el Escaparate del Mercado Vallehermoso, es el mejor helado de queso que hemos probado.

En realidad no se espera menos. Viene con la marca de Fernando Saenz, el maestro heladero de Logroño conocido como el Chef del Frio. Ademas, es de Idiazabal, con su marcado sabor a queso dulce ahumado que funciona tan bien en los dulces.

Pero aun así, su exquisitez sorprende. Sabroso, dulce, cremoso y mantecoso y todo en su perfecto medida. Realmente sensacional.

¡Viva el helado! ¡Viva el queso! ¡Viva el Chef del Frío!