¡Raclette!

Un fin de semana en Bruselas en casa de amigos – y sabes que son amigos de verdad cuando te preguntan si apetece un raclette. ¡Desde luego que si!

Hay que decir que paseando por Bruselas se nos habían puesto los dientes largos: nos han tentado con quesos de todo tipo y la resistencia ha sido dura. ¡Hasta en las carnicerías hay quesos!

Así que sacamos la maquina, cortamos el queso y a disfrutar. Raclette y raclette trufado – quesos de pura leche de vaca de pastos alpinos con sabores de hierba fresca y, en el trufado, con ese toque de sotobosque tan especial.

Y si el queso esta rico de por si, no veas lo bueno que esta fundido, liquido, burbujeante y tostado. ¡Fantástico!

Recordando Suiza

Tanto disfrutamos de Suiza y sus quesos que, para llevar mejor la vuelta, nos trajimos una tablita para disfrutar en familia.

Hemos empezado con un queso de vaca de Chäs-Fritz, seco y algo terroso. Recuerda a los appenzaller, pero más perfumado. Nos ha conquistado desde el primer momento.

Hemos seguido con el Rosalikäse, otro queso de vaca pero esta vez con romero en la corteza. La textura del queso es más mantequillosa y su sabor ligeramente mohoso. Llama la atención el contraste entre el suave perfume del romero y la cremosidad del queso.

Hemos acabado con un Ziegenperle literalmente “perla de cabra”. El nombre está muy bien elegido porque tiene un color blanco intenso y es un queso 100% de leche de cabra. Nos ha encantado su sabor intenso, incluso picante en boca, pero muy equilibrado, ácido y a la vez muy aromático.

¡Una buena forma de compartir con la familia un poco de nuestra experiencia en suiza!

Viaje al país de la fondue (y la raclette)

Este fin de semana hemos tenido la oportunidad de viajar a Zúrich. Además de los muchos atractivos de esta ciudad, hemos disfrutado como nunca de sus platos más queseros.

20181110_122849-effects1431843524.jpg

El primer día fuimos a un sitio clásico, recomendado en todas las guías: Swiss Chuchi. Cuentan también con un hotel y desde una de sus terrazas asoma la vaca Heidi (no nos pudimos resistir a hacerle una foto).

Hotel_Adler_Logo_Restaurant_new20181109_1632281825277006.jpg

Centrándonos en lo importante: optamos por empezar el viaje con una raclette y nos decantamos por la clásica, para centrarnos en saborear el queso al máximo. La sirven con patatas, en bolsitas como la de la foto que mantienen el calor. En el plato, además del queso en lonchas, listo para derretirlo en la raclette, había champiñones, tomates, maíz, un poco de pera, y pepinillos y cebolletas en vinagre.

img-20181109-wa0010386688548.jpg

La verdad es que no nos defraudó y, por supuesto, ¡no quedó ni media loncha de queso en el plato!

El segundo día llegó la esperada fondue, sin duda uno de nuestros platos favoritos. Era la primera vez que teníamos oportunidad de probarla en Suiza, así que nos dejamos aconsejar por una amiga que está viviendo allí y fuimos a Le Dézaley.

Logo_LeDezaley_pOptamos por probar la fondue con trufa y la normal y la verdad es que estaban sencillamente espectaculares.
20181110_140817587528285.jpg

Esta vez tenemos que confesar que las raciones sí nos superaron un poco y no fuimos capaces de terminar la fondue normal (que pedimos para tres personas y tenía un tamaño considerable).

20181110_1415011009425281-e1542235358948.jpg

Sin duda, ¡Suiza es un destino obligado para cualquier amante del queso! Y vosotros, ¿qué otros destinos queseros recomendaríais?

img-20181114-wa00161283596718.jpg